fullsizerender

MARATÓN VALENCIA 2016- MI PRIMERA 42,195 KM

Posted on Posted in Deporte/Sport

Aún estoy en una nube… no me puedo creer que haya conseguido hacer mi primera maratón. 42,195 km sin dejar de correr. Sin andar en ningún momento y además con muy buenas sensaciones durante todo el recorrido… sí, quizá con alguna flaqueza en algún momento dado, pero recuerdo más los buenos que los malos momentos.

Cuando me planteé hacer mi primera maratón, en realidad, mi objetivo era tener un plan de entrenamiento duro, acostumbrar a mis piernas a hacer kilómetros, porque en el fondo, soy una más a la que correr le ha enganchado. Fue antes del verano cuando le comuniqué a mi entrenador, Suso de la Fuente, que iba a hacer la maratón. Supongo que los dos sabíamos de mis limitaciones (soy una corredora lenta, con poca experiencia y pocos kilómetros a mis espaldas), pero, quizá lo que él no sabía, pero yo sí, es que tengo las ideas muy claras, y que cuando digo que quiero hacer algo, nada me impide ir a por ello. Ni el verano, en el que hice una de mis primeras tiradas largas bajo un calor insoportable, ni una lesión (a un mes de la prueba) que me retiró de los entrenamientos durante un mes, me han quitado la ilusión por cumplir este SUEÑO deportivo.

Consciente de esos obstáculos que surgieron en el camino y que me han llevado a hacer la maratón con una tendinitis en el psoas y un edema óseo, tenía muy claro que iba a por la prueba pero con la frialdad suficiente para, con cabeza, si me dolía mucho, retirarme. La lesión me ha impedido hacer las tiradas largas que el resto del equipo sí ha entrenado, así que pasé de los 21km a los 30km, sin hacer los 25 y los 28km, que ellos sí entrenaron.

Los días previos a la maratón estaba muy, muy nerviosa. De hecho la tirada de 30 km la hice con los compañeros del equipo (el resto del entrenamiento lo he hecho sola) porque estaba tan nerviosa que necesitaba un “apoyo”. Aquella era mi prueba de fuego, la que iba a determinar si tenía alguna posibilidad de hacer la maratón. Creo que fue en ese momento cuando convencí al entrenador de que sí podía hacerla  -y quizá también en ese momento me sentí fuerte para decir “voy a por ello”-.

Dos días antes de la maratón recibí un mensaje del entrenador en el que nos daba las instrucciones al equipo sobre quién corría con quién y en qué tiempos podíamos hacer la prueba. Ese mensaje fue clave para mi por dos motivos. El primero, porque tenía compañero asignado (no iba a hacer la prueba sola) y en segundo lugar porque nos dijo que teníamos que hacer la prueba a 6’10 con lo que en 4 horas 20′ podríamos hacer la maratón. El hecho de no tener la presión de correr a un ritmo más rápido fue un alivio. Y ver que él pensaba que yo era capaz de hacerla en ese tiempo, también. Cuando me inscribí, lo hice con el tiempo de 4 horas 30′, así que no íbamos tan desencaminados… la cuestión es que yo no quería pasarme de ese tiempo porque sabía que cuanto más empleara en hacer la prueba, más iba a sufrir.

Llega el día D. Me levanto a las 6.30 para desayunar bien, hacer la digestión y activar el cuerpo. En realidad llevo despierta desde las 5 am y la semana previa apenas he dormido bien pensando en la prueba. Además esa semana he tenido mucho trabajo y se ha juntado todo. Los últimos entrenamientos los he hecho con muy malas sensaciones y con dolor en la lesión, pero el domingo me levanto con fuerza. Es algo que noto enseguida, cuándo estoy bien para correr y cuándo no. El domingo estaba increíblemente bien.

Me dirijo al último cajón desde el que salgo (a partir de las 4 horas) y allí me reúno con los compañeros del equipo que pretendemos hacer un tiempo similar.

img_8565

 

Yo voy a correr con Álvaro. En el entrenamiento de los 30km yo empecé más fuerte que él pero al final me adelantó porque mi problema es que si salgo más rápido de lo que debo, acabo pinchando, así que le digo que controle él el tiempo y que yo le sigo. No tengo objetivo de conseguir ninguna marca. Es mi primera maratón y tengo muy claro que quiero acabar lo mejor que pueda y no quiero andar en ningún momento. Sólo quiero llevar un ritmo constante y disfrutar todo lo que pueda.

Salimos con casi 10 minutos de retraso y muy lentos porque hay muchísimos corredores…. Aunque diga que no quería correr sola, en realidad, somos 28.000 corredores los que nos hemos juntado este 20 de noviembre en Valencia!!!

Yo empiezo a acelerarme y Álvaro me va frenando, y le hago caso… por lo que pueda pasar. El entrenador también me advirtió en eso, en salir más despacio para que luego no flaquearan fuerzas.

Los primeros 10 km pasan volando. Sinceramente, ni me doy cuenta. He acordado con Álvaro que iré descontando vueltas. Cuando entrenamos los 30km, el entrenador nos hizo dar 10 vueltas de 3 km, y entonces me pareció una buena idea… A mi compañero de maratón le pareció bien y cada 4 km celebrábamos que habíamos acabado una vuelta. Cada vuelta que dábamos, descontábamos que “sólo” quedaba una menos.

A los 10 km se sumó una mujer del equipo, Trini. Me pareció una idea estupenda que otros miembros se fueran uniendo y corriendo algunos km del recorrido con nosotros. No sólo nos daban ánimos sino que además nos distraían contándonos cosas. Así, sin duda, los km pasaban más amenos. Y con un ritmo tranquilo y pasando por zonas de Valencia en las que nunca había estado, correr la maratón estaba resultado una experiencia muy bonita.

Y casi sin darme cuenta veo el cartel de 1/2 maratón! ya tenía la mitad del recorrido hecho y me encontraba muy bien. Antes de la maratón jamás me había tomado ningún gel. Entrené para tomarme uno cada 10 km. Me han dicho mucho sobre este tema. Hay gente que en una maratón sólo se toma 1, otros cada 10 km, otros dicen que con dos geles es suficiente…. y como me di cuenta que cada uno decía una cosa, decidí hacer lo que me viniera mejor a mi. Y entrené para tomarme cada 10 km porque lo notaba muchísimo. La diferencia era abismal. Así, me tomaría gel isotónico al km 9 o 10 y al 18 o 20 y en el 30 un gel con gingsen.

Con los dos geles en el estómago iba estupendamente. De los 20 km pasamos a los 25 sin problemas pero en el 28 noté que flaqueaba. Había quedado con otro miembro del equipo que me llevaba él otros dos geles que me daría en el km 30. Pero en el 28 ya me lo habría tomado. En ese km noté que los músculos de las piernas me daban señales. Necesitaban un extra que no les estaba dando… así que esos dos kilómetros fueron un poco duros.

Álvaro, Trini y Gorka (que se sumó en el km 26 para apoyar a su hermano Álvaro hasta la meta) me iban preguntando, porque ellos iban muy bien pero yo ya no hablaba tanto. Guardé fuerzas hasta el 30 y cuando Borja se incorporó a la carrera me dio el gel y me lo tomé rápido. Poco a poco empecé a notar que iba mucho mejor. Agradecí muchísimo también a la organización la cantidad de agua que teníamos en toda la carrera. El avituallamiento fue genial.

img_8568

 

En el km35 yo me sentía genial pero Álvaro empezó a flaquear. Bajamos el ritmo, pero yo me iba muy bien y sabía que si paraba, luego no podría seguir, así que nos separamos. Álvaro siguió con su hermano Gorka y yo continué, un poco más rápido, con Borja, que no dejó de darme ánimos en todo el camino. Conocía el recorrido mejor que yo así que el hecho de que me fuera contando por dónde pasaban los km me daba mucho ánimo. También me animaba mucho todas las personas que, viendo la maratón, gritaban mi nombre (que leían en mi dorsal) para darme ánimos. Era muy emocionante.

img_8564

Tengo mucho dolor en la espalda, en los tobillos y en la cadera, pero siempre digo que estoy bien cuando me preguntan. El dolor es soportable, así que…. sólo hay que seguir a la mente, que sigue muy fuerte. Llegamos al km38. Ese era mi km soñado cuando, antes de la carrera, visualizaba el recorrido. Sabía que en ese punto ya no quedaba casi nada. Sí, son quizá los km más duros porque tu cabeza empieza a decirte que estás casi a punto de acabar y entonces es como si se desconectara ese plus de energía. Pero cada vez había más gente animando. Cada vez quedaba menos para llegar.

Km40, recta final, corriendo junto al cauce del río. Gritos de la gente dando ánimos “ya no queda nada” “ya es tuyo”…. y mientras, pasando a otros corredores. Algunos andan, otros se paran. Pero yo sigo adelante y pienso en lo bien que me encuentro, que no ha sido tan, tan duro como me imaginaba al principio cuando pensé en hacer la maratón.

Km41 y Borja me explica que él ya no puede entrar en la recta final porque no tiene dorsal y que los últimos metros los tengo que hacer sola, pero que no queda nada, una bajada para entrar al recinto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y línea de meta. Y así entro en ese último km. Cuando empiezo a correr sola se me pone un nudo en la garganta de emoción. Pienso que ya no me queda nada pero cada vez me cuesta más correr, quiero ver ya la línea de meta…. y entonces, tras serpentear la entrada, allí está, la alfombra azul sobre la que se corren los últimos metros. En solo unos segundos me pasan por la cabeza los meses de entrenamiento, la lesión, el apoyo de mi gente en estos últimos meses…. pero sobre todo, veo la meta. Me emociono al pensar que lo he conseguido. Pienso que la fuerza una vez más está en la cabeza y en que, si uno quiere, con trabajo y esfuerzo, puede conseguir lo que se proponga. Y yo, no soy veloz, pero sí tengo fuerza de voluntad y empeño en todo lo que me propongo.

Cruzo la meta y veo a mi compañera de trabajo de Valencia, Ana, que me da un gran abrazo. Qué bien sabe ese abrazo !!!! Después recojo mi medalla. Me la quiero poner en ese mismo instante pero he de reconocer que tengo pocas fuerzas para nada. Al dejar de correr, ahora casi no puedo ni andar. Pero sí dedico unos minutos a mirarla. Pesa mucho y es preciosa. Es la medalla del esfuerzo y el reconocimiento al trabajo realizado durante meses. No puedo estar más feliz.

fullsizerender

 

Termino la maratón en 4 horas 27 minutos. No me importa el tiempo. Para mi, acabarla, ha sido un éxito. Gracias, gracias mil a todos los que me habéis acompañado en el camino durante este tiempo.

img_8572

 

2 thoughts on “MARATÓN VALENCIA 2016- MI PRIMERA 42,195 KM

  1. Magnífica crónica de la maratón Bego! Orgullosa de haberte acompañado y entretenido un rato! La cara de felicidad que llevabas lo decía todo! Enhorabuena campeones! Bs. Trini.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*